Torino Turistica


Comune > Turismo e promozione > Torino Turistica (Español) > Curiosidad > Pòrticos, Paesos y Verde en Turin

Pòrticos, Paesos y Verde en Turin

Turín, desde siempre conocida como ciudad salón, parece estar hecha para pasear con calma por sus calles y sus plazas y admirar en su centro histórico los muchos y refinados locales antiguos conservados con gran cuidado; se puede dar un larguísimo paseo gozando de una de las características que la distingue, esto es los pòrticos.

Los Pòrticos

Turín es la gran ciudad de los pórticos; éstos se extienden a lo largo de más de 16 km. Desde los grandes y bellísimos del centro, empedrados en gris (Via Po), o en mármol (Via Roma ), para unirse a los más modestos y genuinamente funcionales de los barrios periféricos, son una característica arquitectónica urbana única por extensión y desarrollo en las calles, avenidas y plazas.
Los pórticos, salvaguardando de la lluvia y el sol, se prestan al paseo apacible y a las terrazas, constituyendo por tanto lugares útiles y agradables de aglomeraciones sociales.

El nacimiento del sistema arquitectonico de porticos

Turín conoce el pórtico a finales de la Edad Media (era un ejemplo la Piazza delle Erbe, ahora piazza Palazzo di Città), pero no fue hasta el inicio del siglo VII que el pórtico se convirtió en elemento de importancia: lo constata la ordenanza del 16 de junio de 1606 de Carlos Emanuel I, que se refiere específicamente a la construcción de Piazza Castello con el proyecto de Ascanio Vitozzi. Más tarde se construye con pórticos la Piazza Palazzo; en 1756 Benedetto Alfieri retoma y activa el proyecto de los nuevos pórticos en la plaza Palazzo di Città.
En el siglo XIX otros espacios porticados se suman a los existentes: plaza Vittorio Emanuel I (ahora Piazza Vittorio Veneto) obra del arquitecto Frizzi (1823), después plaza Carlo Felice, arquitecto G. Lombardi (1830) e ingeniero Carlo Promis (1850), y tambien Piazza Statuto obra del ingeniero Bollati (1864) que caracterizarán el viejo centro turinés encerrado entre el Po y las calles erigidas en la antigua muralla bastoniata.
Los pórticos de la avenida Vittorio Emanuele II y avenida Vinzaglio, por las calles Sacchi, Nizza, Roma, Cernaia y Pietro Micca constituían un anillo peatonal comunicando la Estación Central de Puerta Nueva y la de Puerta Susa.
Una curiosidad histórica: los pórticos de la via Po en el lado izquierdo no tienen solución de continuidad, o sea prosiguen incluso en el cruce de las calles; esto es debido a la exigencia de salvaguardar ininterrumpidamente de la lluvia el paseo de los Reales desde Piazza Castello hasta el Po.

Los paseos arbolados

Turín tiene unos 320 km de paseos arbolados. Las plantas de los paseos son unas 65.000, de las cuáles 20.000 son plataneros, 8.000 tilos, 4.000 arces, 3.500 castaños, 3.000 bagolari (olmos blancos), 2.500 olmos siberianos, además de abedules, carpes, cerezos, fresnos, noguerales, tulíperos, pinos, avetos, robles, etc. Por lo menos otras tantas especies se hallan en sus parques y jardines.
La historia de los paseos turineses toma consistencia en 1808 cuando el consejo de los ediles definió el plano general, y en particular, se desarrolla en 1814 con el urbanista arquitecto Lombardi, pero ya en el siglo XVII las grandes avenidas de comunicación con las residencias sabaudas eran largas rectas arboladas.
Los proyectos se fueron refinando y en 1817 se deliberó la formación de aquellas amplias avenidas que rodean la ciudad.
La ejecución del proyecto urbanístico avanzó por ensanchamientos, con el espíritu de dar a la ciudad un aspecto más agradable y al mismo tiempo más grande.

El verde publico

Turín es la ciudad italiana más rica en zonas verdes, tiene más de 15.500.000 m2 (unos 15 m2 por habitante), seguida de Roma (10), Milán (9), Palermo (5), Bari (3), etc. Turín tiene veinticinco parques urbanos y zonas de colinas: el más famoso, como es sabido, es el de Valentino (500.000m2), el más grande es el de Pellerina (840.000m2, que es además el parque urbano más grande de Italia). Globalmente, las zona verde de Turín dispone de más de 150.000 árboles de unas 85 especies.

Sería deseable que la cultura del verde, entendida como armonía del espíritu y de la estructura urbana, fuese apoyada por muchos ciudadanos que a menudo, no conocen ni los nombres de estos silenciosos y saludables compañeros que decoran y embellecen Turín.

 


Búsqueda